Ir al contenido principal

Dreki 01

Primero una explicación, se supone que ayer iba a colocar una entrada seria, y hoy bueno se me ha ocurrido escribir una historia rara, de esas que no se si terminare o que pasara con ellas... en fin luego subo la entrada seria, algún Martes, de alguna Semana.

Dreki

Mi historia comienza muy atrás, en otras vidas, pero no me quiero meter en rollos existenciales y difíciles de explicar, por lo que me concentraré en esta vida. Nací en una familia pobre en un mundo en Caos, si para los Ricos es difícil sobrevivir en estas situaciones para nosotros lo es aún más, tuve 5 hermanos, sólo quedamos dos, la mayoría murió por enfermedades, sólo uno el mayor fue asesinado a sangre fría por los  Centinelas de la ciudad, como muchos otros él creía que podíamos cambiar la situación con manifestaciones y movimientos pacíficos, los Centinelas le enseñaron que sólo quien tiene armas manda, con esto pueden darse cuenta del mundo crítico en el cual vivo, mi madre trabaja en una de las miles de manufacturas que inundan la ciudad, mi padre es chofer de un acaudalado comerciante y por ello desde hace un año no le vemos, sólo recibimos su paga con alguna nota, pero no hay forma de contactar con él, vive al otro lado del muro, en el centro de la ciudad, donde viven los ricos que no se preocupan por nadie más que por ellos y sus negocios.

-Despierta, date prisa

Mi hermana mayor Engi, me despertó de golpe a mitad de la noche, y sin darme tiempo aun a levantarme me tomó del brazo y me jaló fuera de la cama sin mayor palabra, se le notaba angustiada, corría rápido por los corredores de la casa común en la que vivimos; una casa que compartimos con otras 5 familias, fue cuando lo noté entre sueños estaba vacía, no había ni una sola alma.

-Qué sucede Engi?

Cuestioné a mi hermana, ella no me contestó, en un segundo estábamos fuera de la casa, mis ojos se abrieron como dos platos al ver la ciudad entera en llamas, todo se estaba quemando, toda casa, edificio o construcción al rededor ardía en fuego intenso.

-De prisa

Engí volvió a jalarme para correr lejos del fuego que se propagaba a gran velocidad, corrimos calle arriba lejos de las llamas hasta un pequeña colina, para nuestra fortuna vivíamos a las afueras de todo, nuestra casa fue de las últimas en quemarse, todo ardía, yo estaba atónito, por un momento creí que aun seguía dormido y esto era la peor pesadilla que jamás habría tenido.

-Y Mamá?

Cuestioné a mi hermana, ella negó con la cabeza, no había regresado aun de la fábrica, no sabíamos nada de ella, pero no pude preocuparme por su paradero, pues en ese instante lo escuchamos, gritos y el ruido de disparos no muy lejos de donde estábamos, nos escondimos entre las rocas del monte y vimos de donde provenían un grupo de gente que salía de sus casas era atacado por centinelas fuertemente armados, disparando sin restricciones, vi morir a niños, niñas, mujeres y hombres por igual, eran mis vecinos, mis amigos, quienes caían inertes en el suelo.

-No te muevas

Engi me acurrucó entre sus brazos y me tapó los ojos, por desgracia mis oídos todavía podían escuchar los gritos y las armas de fuego dispararse una y otra vez, sabiendo que cada disparo correspondía a alguien que moría. Limpiaron la zona, por suerte no revisaron el cerro donde estábamos y donde parecía no haber nada, mataron infinidad de gente y después quemaron sus cuerpos, como si se tratara de animales.

-Ya se fueron

Mi hermana no había dormido en toda la noche temerosa de que nos descubrieran, a mi el cansancio y tal vez el miedo me habían hecho quedarme dormido entre sus brazos, tenía 8 años cuando pasó aquello, abandonamos la ciudad con un poco de alimento y cosas que rescatamos del fuego, no lo suficiente para llegar a un lugar seguro pero si lo suficiente para emprender el viaje, mi hermana tenía 13 años y de mi madre no volvimos a saber nada, aun tengo esperanza de que alguna manera haya sobrevivido y un día nos reencontremos.


Este es el prólogo de esta historia que la verdad no sé de qué va y a donde va, sólo la escribo conforme viene a mi cabeza, así que estén al pendiente de próximos capítulos.

Ciao

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…