Ir al contenido principal

Dreki III

"Despertar"

Morir es fácil, cualquiera puede hacerlo, regresar de la muerte es lo difícil. Recuerdo sentir el ardor en mi pecho y un dolor indescriptible en mi brazo izquierdo, era como si me quemara por dentro, pero eso no duró mucho, poco a poco el dolor se fue diluyendo como la sangre en la lluvia de aquella noche, en segundos ya no dolía, ya no molestaba, ahora sólo tenía un terrible frío, sentía todo mi cuerpo temblar, él se acercó a mí con una sábana blanca cubrió mi cuerpo y otro sujeto me levantó era un hombre tosco e inmenso, era una mole humana de casi tres metros de alto, con dificultad me metió en un carro blanco, luego del frio ya no sentí nada, poco a poco me sentí mareado, ausente, y finalmente mis ojos se cerraron, aun podía escuchar todo el seguí repitiendo lo mismo.

-Tranquilo Hásæti

Decía una y otra vez sin detenerse, creo que acariciaba con mi mano mi cabello, no estoy seguro, ya no sentía nada, el carro avanzaba lo recuerdo, escuchaba las llantas en el asfalto y luego en la tierra, habíamos dejado atrás la ciudad, el estaba sentado a mi lado y yo recostado en su regazo.

-Tranquilo Hásæti

Repetía constantemente, quería pensar en cualquier cosa pero no podía, tenía mucho sueño, poco a poco mi mente se desvaneció por completo y entonces sólo recuerdo un resplandor tan enorme como si estuviera a centímetros del sol, pero no me molestaba, era cálido, acogedor.

-Tranquilo Hásæti

Fue lo último que escuche antes de que la luz me consumiera por completo.

-Ya despertaste

Acababa de despertar, no sabía dónde estaba ni que había pasado, mi pecho estaba vendado y yo estaba vestido con un pantalón blanco de lino, la habitación entera estaba inmaculada, un enorme ventanal al este, paredes blancas, alfombra blanca, yo estaba recostado en una cama de sabanas de algodón, estaba confundido, me dolía la cabeza y tenía mucha sed, al mirarlo a él sentí algo raro, como si ya le conociera de toda una vida.

-Toma bebe, eso te quitará la sed, y estas son para el dolor de cabeza

Me extendió un vaso y luego unas pastillas, confié ciegamente pese a saber que él me había disparado, sabía que era él, aun que ahora lucía diferente, su cabello era negro y corto, sus ojos azules y su piel clara como la leche, casi fantasmal.

-debes descansar aun no estas repuesto del todo

Dijo y salió de la habitación apagando la luz que iluminaba todo, todo quedo en penumbra en ese momento, simplemente la luz de la luna entraba por la ventana, podía ver bien el paisaje desde donde estaba, un enorme desierto, yo estaría en algún tipo de torre, o edificio, no importaba, yo me sentía aun cansado, tomé las pastillas y bebí el agua, después me recosté y soñar con cosas tan extrañas que es imposible expresarlas con palabras.

-Buenos días señor

Una dama vestida con un vestido negro lizo abrió la ventana dejando entrar la luz del sol, yo me desperté aun confundido, la miré, ella empezó a darme indicaciones, me dijo que me bañara y que me esperaban para desayunar, algo mareado aun seguí sus indicaciones, entre a un baño cuya puerta estaba frente a mi habitación, todo parecía algo celestial y al mismo tiempo frio y distante, la bañera estaba tibia, me sumergí de inmediato en el agua y en ese momento recordé.

-Reliar

Dije bajo el agua, sabía quién era el chico, sabía de dónde lo conocía pero simplemente no podía creerlo, me bañe en poco tiempo y fui a su encuentro, ahí estaba al otro lado de un inmenso comedor, le miré con ira y corrí a su encuentro, le tomé de sus elegantes ropas blancas.

-maldito que me has hecho

El sonrió mientras lo levantaba contra la pared blanca, unos guardias aparecieron en la puerta pero él los detuvo con un gesto.

-está bien Hásæti todo estará bien

Su sonrisa maquiavélica me hizo saber que para él todo esto era un simple juego.
_______________________

Se que está corta, pero es todo lo que vino a mi cabeza en esta ocasión, a ver como sigue esta historia, ciao.

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Violín

Escuchaba atentamente el sonido virtuoso del joven que desde el jardín practicaba la ya conocida sonata. Cada día a la misma hora el joven de 15 abriles salía a practicar a la parte trasera de su casa. Al principio el ruido era ensordecedor, pero al paso de las semanas y los meses lo habían convertido en la más dulce de las melodías. Y desde que el sonido se convirtió en música ella salía al balcón de su cuarto y escuchaba embelesada al joven que tocaba del otro lado de la cerca.
No podían verse, las frondosas ramas del nogal lo impedían, pero la música viajaba con libertad por el viento, ella soñaba con los azules ojos, o con el cabello dorado y los finos rasgos del músico del otro lado. Él era ajeno a la existencia de su admiradora que disciplina escuchaba cada nota soñando con un amor imposible.
Un día de otoño cuando las hojas empezaban a flaquear y permitían la vista entre sus esqueléticas ramas, la joven pudo mirar al interprete por un segundo entre dos doradas hojas. Y deseosa…