Ir al contenido principal

Adiós

Son las 12am del lunes 25 de marzo del 2013, la casa está en silencio, bueno se escuchan los ronquidos de mi madre, pero fuera de eso todo está en calma, puedo escuchar mi respiración pausada, incluso soy consciente de cuando se detiene para dejar escapar un suspiro de mi pecho, estoy a oscuras, sólo alumbrado por el brillo del monitor.

Faltan 72 horas exactas para mi partida, dejaré una ciudad; que aún cuando nunca sentí mía, es donde crecí... llegue a mediados de 1999, no recuerdo la fecha con exactitud, pero recuerdo como venía vestido, traía puesta una camisa tipo polo negra y un pantalón de mezclilla, tenis blancos y calcetas del mismo inmaculado color... llegamos a un departamento desde el cual los atardeceres se veían perfectamente.

Tenía 14 años recién cumplidos, iba a entrar a tercero de secundaria, era un chico delgado, obsesionado con lo esotérico, algo raro... Han pasado casi 14 años desde eso. Aguascalientes es el lugar donde más tiempo he vivido, le sigue la Heroica Puebla de Zaragoza que me vio nacer y donde viví hasta la 7 años. En fin, es otro ciclo que se cierra, un ciclo donde viví mi adolescencia y mi juventud.

Debo agradecer y despedirme de tan pacífica ciudad, que me enseñó a desear, amar, disfrutar, odiar y soñar, debo decir que es un buen lugar para crecer, es una cuarta segura para la renacuajos... pero ha llegado el momento de buscar el mar. 

Doy gracias por mis amigos, por las tragedias que me hicieron crecer, porque aquí encontramos (mi familia) nuestro camino, porque aprendí que puedo amar, que puedo ser amado y que podemos amarnos, además que puedo amar sin deseo carnal, aquí supe lo que era ser humano y aprendí a tratar con los humanos... 

Aqui encontré gente casi tan loca como yo, Diana, Marcela, Mitzi, Abril, Edson... Gente a la que ame Hector, Eli, Adam, Alex... Gente que me ayudó a crecer Martha Padilla, Tere Verdin, Lupita Córdoba, Roxana de Escobar, Araceli Muñoz, Elena de Casas... Gente a la que querer la familia Velazquez Villafania, la familia Vigueraz López, el señor Agustín Villarreal... conocí y me encontré con tanta gente que es imposible mencionarlos a todos, pero si les agradezco a todos ya cada uno de las personas con las que compartí, aún cuando sólo fuera por un segundo, GRACIAS

Aquí aprendí sobre psicología, relaciones sociales, diagnóstico psicológico, educación, docencia y tantas otras cosas que supongo le debo más del 60% de mi saber... Aquí pase de un chico al que le daba cosa hablaren públicoal profesional que da conferencias a cuentas de personas... Aquí pase de las almas a las maquinas y de las maquinas a las mentes y de ahí a las relaciones... Aquí descubrí lon insignificante de la vida y lo maravilloso de la misma, aquí pase de esotérico, a religioso, para terminar en una espiritualidad personal..

En pocas palabras Aguascalientes es el lugar donde pase de niño a hombre y de hombre a loco, donde fui humano, dios y demonio, donde me forme y donde termine siendo yo... por eso gracias Aguascalientes.

En 71 horas estaré rumbo a una nueva aventura, a millones de posibilidades y con la bendición de Dios y los buenos deseos de todos, será la más grande de mis aventuras.

Ciao

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Mondargón (Prologo)

La presente historia no es apta para todo el público, contiene escenas de sexo y lenguaje no apropiado para menores de edad. Así como ser de toque homoerótico y por ende dañar susceptibilidades. Favor de considerar esto antes de leer.

Mondragón

-Prologo-
Las manos recorrían el pecho del chico, que aun cuando se resistía al contacto debía admitir que esas manos tocando las partes más sensibles de su torso empezaban a despertar sensaciones en su cuerpo. Las manos bajaron por su cintura y un escalofrío subió por su espalda, debía encontrar la forma de escapar de su captor antes de que fuera tarde.
Un gemido escapo involuntariamente de sus labios mientras sentía sus mejillas colorarse por la exploración de su intimidad. Su captor le miró con una perversa sonrisa. Una sonrisa que le decía sin palabras que era inútil tratar de detenerlo. Las amarras en sus muñecas eran incomodas, lo suficientemente apretadas para evitar cualquier escape, pero no tanto como para causarle daño.
—Serás mío— Dijo…