Ir al contenido principal

Desde la Biblioteca de México con amor…


Hoy visite la Biblioteca de México “José Vasconcelos”  un maravilloso lugar para visitar por el simple placer de hacerlo.


Ubicada en la “Ciudadela” (Plaza de la Ciudadela No.4, Col. Centro, Del. Cuauhtémoc, México D.F., C.P. 06040) al llegar lo primero en recibirte es la hermosa arquitectura del inmueble construido a finales del siglo XVII (más información), seguido de un hermoso aroma a libro, que a los amantes de los aromas debe fascinarles, yo casi tuve un orgasmo por ese hecho, todo el recinto huele a libro, y sobre todo las colecciones particulares a las cuales dedicaré principalmente este escrito y que son sin duda alguna las joyas más bellas de esta biblioteca.
Biblioteca Carlos Monsiváis


No sé porque me gusta llevar la contraria, después de pasear por unos de los patios donde hay mesas y algunos murales interactivos (kinect) la primera sala que visite se supondría que sería la última en recorrer, pero en fin, debo decir que también fue la que más me gusto, principalmente por su ambiente cálido y tranquilo, que permite a sus visitantes el concentrarse en la lectura y/o escritura sin ser interrumpidos (salvo por algunas platicas de los encargados que deberían recordar que esto es una biblioteca).


Al entrar te reciben una colección de objetos personales de Carlos Monsiváis, entre los que más llamaron mi atención fueron algunos juguetes de luchadores (muy mexicanos) y tres recopilatorios de la familia Burrón tal vez el conocedor encuentre mayor interés en algunos otros objetos ahí expuestos, como cartas y libros dedicados.


La sala cuenta con aproximadamente 24mil volúmenes, aunque no tienen un catálogo aún. Entre su mobiliario con una mesa provista de contactos y luces para colocar la computadora y/o hacer investigaciones a tus anchas… la biblioteca se considera de “anaquel cerrado” es decir que para acceder a los libros uno debe pedirlos al encargado y sólo son para uso interno, por obvias razones, siguiendo con la descripción también hay dos sillones para una persona, para leer cómodamente.



Aparte en la parte superior cuenta con cuatro computadoras (muy lindas) para acceso al público (tienen pantalla touch) para la realización de trabajos (como este escrito), cabe mencionar que todas las salas cuentan con los mismos aditamentos en menor o mayor cantidad.


La Biblioteca Carlos Monsiváis esta compuesta principalmente por cuento, teatro, novela y poesía, pero también hay numerosos libros sobre fotografía artística y ciencias sociales. Hay temas de cultura universal como varios autores ingleses y norteamericanos contemporáneos, pero destaca principalmente la cultura popular mexicana y latinoamericana.




Entre los libros que llamaron mi atención fue el (leer con acento español) “Don Quijote” dividido en tres tomos de apariencia antigua, no quise pedirlos prestados para ver de que año eran… tal vez en otra ocasión.



Biblioteca Alí Chumacero


Mi segunda parada fue la biblioteca Alí Chumacero, quien era poeta y editor mexicano que vivió de 1918 al 2010 y en cuyas obras podemos destacar: Paramo de sueños e Imágenes desterradas.


Es una sala amplia que cuenta con cómodos espacios para la lectura y/o el trabajo, también tiene computadoras y entre su acervo cuenta con 46mil volúmenes que incluyen libros, folletos y publicaciones periodísticas.


Cuenta con obras sobre literatura, historia, filosofía, arte, sociología, antropología, psicoanálisis, arqueología, ciencias sociales, entre otros… Un libro que llamó mucho mi atención fue un ejemplar de Harry Potter “El prisionero de Azkaban”.


Esta sala cuenta además con el préstamo de tabletas electrónicas y con red inalámbrica y acceso de internet, lo que la convierte en una de las más visitadas y preferida de los usuarios, además de tener una belleza muy elegante y moderna.


Biblioteca Jaime García Terrés


Esta sala cuenta con 19,255 volúmenes, 1,098 publicaciones periódicas, además del archivo personal del reconocido poeta, ensayista, traductor y diplomático Jaime García Terrés, y es una de las más importantes colecciones de poesía que hay en México, además de su sección sobre literatura inglesa, particularmente de los siglos XIX y XX.


Entre las temáticas que incluye sobresalen: la literatura mexicana, española, iberoamericana, francesa, inglesa, alemana, italiana, portuguesa, rusa, asiática, africana, checoeslovaca y húngara (lo que me recuerda que tengo que leer más).



Entre los libros que llamaron mi atención destacan Nietzsche y Spinoza, pero también su colección sobre filosofía, moral, ética y temas similares es bastante atractiva, así que si tienen tiempo y ganas de leer, es una de las mejores salas para abordar este tema.


Al igual que las otras salas dependiendo de la hora esta muy o poco concurrida, al ser pequeña, lo mejor es pedir un ipad para trabajar o simplemente ir a leer.


Biblioteca Antonio Castro Leal


Esta biblioteca tiene valiosas colecciones sobre historia del arte, de la música y de México de los últimos siglos XIX y XX, cuenta con obras en latín y en francés de filósofos como Platón, Aristóteles, Tácito, Virgilio, San Agustín y Tomás de Aquino. Ediciones autografiadas por José Vasconcelos, Andrés Henestrosa, Rubén Bonifaz Nuño y Pablo Neruda, entre otros.


Es un lugar cómodo para la lectura y la reflexión, más que para el trabajo, se me antoja para una tarde fría de invierno estar leyendo al resguardo acogedor de los libros.


Una cosa que me gustó de esta colección es encontrar un libro de Margaret Mead que leí en mis tiempos de estudiante universitario y el libro “La Evolución de México” que leí en mi preparatoria si mal no recuerdo, y eso me trajo lindos recuerdos, además de sentirme por un momento irracionalmente conectado con el prominente abogado.




Esta biblioteca esta integrada por más de 50 mil materiales: cerca de 40 mil volúmenes y un fondo con aproximadamente 10 mil documentos, entre revistas, folletos, boletines, periódicos y mapas, reunidos a lo largo de su vida por el abogado y académico mexicano Antonio Castro Leal.


Biblioteca José Luis Martínez


Esta biblioteca te recibe con una galería con posesiones del académico, diplomático, escritor y humanista mexicano José Luis Martínez, entre los que llamaron mi atención son sus títulos y condecoraciones.



Es una biblioteca cómoda y amplia que cuenta con más de 75 mil materiales bibliográficos y hemerográficos sobre literatura mexicana y universal, historia, arte y obras de consulta. Destaca además una hemeroteca que incluye materiales sobre historia de México, literatura, filosofía, filología y suplementos culturales, documentos todos de gran valor histórico y bibliográfico, así como la integración de un fondo documental que reúne 2,500 volúmenes con mapas, catálogos, folletos y fotografías, entre otros materiales.


Sala General y Sala Infantil

También en mi recorrido visité la Sala Infantil, la Sala General y la Sala para personas con discapacidad visual.


Las dos primeras, sólo fueron visitas rápidas, puesto que no eran mucho de mi interés, aunque en la sala general revisé un par de libros sobre Desarrollo Organizacional, y en la Sala Infantil entre y vi que sería buena para llevar a mis sobrinos… Pero la tercera, “La Sala para Personas con Discapacidad Visual” a la cual creo que el nombre no le favorece, llamó mucho mi interés.

Sala para Personas con Discapacidad Visual

Para empezar en todo el recinto hay guías para ciegos y los letreros tienen anotaciones en Braille, en todo el recinto, obviamente en esta sala se hace mayor énfasis en eso.

Al entrar la encargada te recibe amablemente y pese a que uno puede hacerlo tiene indicaciones de registrar a las personas que entran en la sala, pidiéndote tu nombre completo (una hazaña cuando hay nombres raros como el mio) y anotándolo ella misma, luego te pregunta si buscas algo en específico, la sala cuenta con audiolibros y libros en Braille, desde la Biblia hasta cuestiones legales y técnicas, pese a ello aun hace falta mucho acervo por lo que si hay algún buen samaritano que quiera contribuir a la causa; supongo yo, será bien recibido.


Para los audiolibros cuentan con cabinas, tanto infantiles como para adultos donde pueden escucharlos tranquilamente sin ser molestados, en el caso de la infantil está formada por cristal para no perder de vista a los menores y salva guardar siempre su integridad, cosa que también me agradó mucho de los baños en el área infantil que cuentan con una oficial entrenada y capacitada para protección del menor.


Regresando a la sala para personas con discapacidad visual, también cuenta con mesas y sillones cómodos para leer los libros en Braille, la verdad me llena de orgullo que poco a poco existan más espacios donde se integren a las personas con características sensoriales diferentes para su formación y desarrollo… claro que también hace falta que estas personas hagan uso, ya que lamentablemente esta sala estaba bacía salvo por un par de señoras que decidieron que era un buen lugar para comadrear.


En resumen la Biblioteca de México es un lugar maravilloso para visitar muy seguido, ya sea en plan turístico o para realizar alguna investigación, o simplemente para pasar un rato agradable, ya que puedes llevar tu computadora o utilizar una de las que ahí te prestan; este articulo esta hecho en la sala Carlos Monsiváis, o simplemente leer un buen libro en un ambiente tranquilo y escapar del caos urbano (que por cierto también amo).
Bueno eso es todo por hoy, para más imágenes les invito a pasar a mi instagram. Nos leemos luego.

Ciao

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Mondargón (Prologo)

La presente historia no es apta para todo el público, contiene escenas de sexo y lenguaje no apropiado para menores de edad. Así como ser de toque homoerótico y por ende dañar susceptibilidades. Favor de considerar esto antes de leer.

Mondragón

-Prologo-
Las manos recorrían el pecho del chico, que aun cuando se resistía al contacto debía admitir que esas manos tocando las partes más sensibles de su torso empezaban a despertar sensaciones en su cuerpo. Las manos bajaron por su cintura y un escalofrío subió por su espalda, debía encontrar la forma de escapar de su captor antes de que fuera tarde.
Un gemido escapo involuntariamente de sus labios mientras sentía sus mejillas colorarse por la exploración de su intimidad. Su captor le miró con una perversa sonrisa. Una sonrisa que le decía sin palabras que era inútil tratar de detenerlo. Las amarras en sus muñecas eran incomodas, lo suficientemente apretadas para evitar cualquier escape, pero no tanto como para causarle daño.
—Serás mío— Dijo…