Ir al contenido principal

Mi Muerte

 Hoy decidí mirar hacía el futuro y me encontré con esto, es un pequeño relato que espero les guste.

Mi muerte.

Cada maña es igual, suena el despertador puntualmente a las 8:00am, la luz del sol aún no entra por la ventana, simplemente se ve el claro azul del cielo. Aquel departamento cerca de la calle reforma es frio, pero eso no importa, al dueño siempre le ha gustado el frio, es un modesto lugar, muy pequeño, una recamara, una cocina, un baño, una sala, un estudio y un comedor, todo de pequeñas proporciones, tiene poco tiempo viviendo ahí, unos 15 o 20 años desde que se jubiló.

El hombre despierta a sus 93 años de edad, goza de buena salud, aún puede cuidarse sólo y moverse perfectamente, claro a menor ritmo, pero a esa edad ya nadie tiene prisas, sus pies caen al piso frio, mientras se sienta en la cama, talla sus ojos y se estira escuchando sus articulaciones crujir, sonríe ante ese hecho, no es por la edad, así a sido siempre, se levanta y toma su teléfono celular, que ya de celular o teléfono no tiene nada, es más no recuerda cuando fue la última vez que hiso una llamada, revisa las redes sociales, se entera de los acontecimientos del mundo, mientras camina al baño y mientras pasa un rato en él, después se mira al espejo.

-Ya necesito un nuevo cuerpo

Se dice con una irónica sonrisa que su reflejo le regresa, ve las arrugas de su frente, bajo sus ojos, al lado de ellos, en su boca, en su cuello, en pocas palabras por todos lados, algunas manchas de la piel, pero en sus ojos sigue el mismo brillo, la misma vida de siempre, se lava la cara sin mayor inconveniente, el agua fría le despierta, lava sus manos que tiemblan ligeramente por los achaques de la edad y sale del cuarto de baño.

En la cocina pone a hervir el agua para su té negro matutino, mientras camina a la puerta de entrada para recoger el diario, le parece increíble que aun impriman esas cosas, pero hay un placer nostálgico en leer sobre el papel y no en las brillantes pantallas de los nuevos dispositivos, toma el diario y se sienta a leer con tranquilidad una vez que el té está listo.

-El mundo es un caos…

Dice dirigiéndose a la planta que adorna la ventana del comedor, es su única compañía y la única que necesita

-como siempre

Agrega con una sonrisa, dobla el periódico y se mete a bañar, la media taza de té queda abandonada en el comedor, más tarde la señora de la limpieza se encargará de ella, el hombre se baña tranquilamente mientras medita sobre la vida, le gusta la vida, es divertida.

Después de arreglarse sale de su departamento caminando despacio, baja por el elevador, le encantaría bajar por las escaleras pero la proeza le tomaría todo el día, así que es mejor evitarla, baja hasta la recepción y sale a la ciudad. En un tiempo lo ajetreado de ese mundo le parecía maravilloso, vibraba a la misma frecuencia que él, ahora sólo es un espectador del movimiento, un fantasma casi inmóvil, aun así sabe moverse con soltura en aquel loco mundo que sólo lo evade sin darle importancia.

A paso lento pero seguro llega a la Biblioteca, le ha tomado 2 horas de caminata lo que antes recorría en 30 minutos, ya no importa, llega una edad en la que el tiempo ya no importa, ha llegado a su destino y eso es lo importante, entra lentamente y es saludado con gusto por la bibliotecaria.

-Sabes…

Le dice cuando recibe sus halagos y cuidados.

-Había un tiempo cuando las bibliotecarias era mucho más viejas que yo, ahora yo soy el viejo y ustedes las jóvenes.

Hay risas y sonrisas, ellas no lo saben pero son de las pocas personas con las que realmente conversa, para él el hablar se ha vuelto una consecución de monólogos donde sólo habla sin importarle realmente su interlocutor, además con la mayoría de la gente ya sólo se escribe largos o cortos mensajes o correos, su lenguaje a quedado reducido a la expresión escrita.

Puntualmente como cada mañana se sienta al medio día a leer alguna novela, obra teatral, o algo que pueda leer de una sentada, casi ha agotado todo el repertorio de aquella sala, y por ello da gracias a que de joven no leía tanto, después de leer el corto libro la señorita se acerca a ayudarlo para que suba las escaleras y se siente frente a una computadora, son nuevas y muy elegantes; fueron un regalo que el mismo se hiso.

-Cualquier cosa estoy para servirle

El asiente ante la amabilidad, su vida a estado bien vivida, y se sienta para escribir alguna historia corta, o parte de sus grandes novelas, o tal vez sólo una entrada más de su blog, escribe sobre su vida, sobre otras vidas, sobre seres fantásticos, o simplemente bacía el contenido de su cabeza en la pantalla hasta que esta queda cubierta por letras.

A las 4 se para de su lugar y la señorita que escucha la silla, corre para alcanzarlo en las escaleras y ayudarle a bajar, él le sonríe al verla llegar, lo toma con gentileza y bajan uno a uno los 12 escalones y un descanso.

-Muchas gracias Bella

Ella no sabe pero le llama bella porque le recuerda a la única mujer que dice haber amado, después sale lentamente del recinto para llegar a un restaurante cercano, le toma 15min llegar, ya lo esperan, generalmente algún alumno, colega, profesor, admirador, etc. con el que se ha citado para comer, pide una sopa de fideo para recordar a su abuela, unas enmoladas para recordar a su padre y una carlota para recordar a su madre, mientras come cuenta sus historias, en un largo y tendido monologo que el otro ahí sentado por alguna extraña razón disfruta, al terminar se despide, no acepta que lo acompañen, debe regresar a casa.

El mismo camino los mismo saludos rutinarios, cuando por fin llega a su edificio ya empieza a oscurecer, sube las escaleras del primer piso, sólo para no perder la condición, entra al elevador y llega a su hogar, enciende la televisión para que haga ruido, pone la estufa para preparar el té de la noche, té chai blanco o de jazmín, lo bebe calmadamente mientras ve el ocaso por la ventana, esta cansado, en otras ocasiones se iría a acostar, pero esta vez no, esta vez recuerda la historia que escribió en su juventud, recuerda que soñó con este momento.

-Gracias

Dice con una sincera sonrisa en sus labios, respira profundo y cierra sus ojos sumiéndose en un profundo sueño del que nunca despertará.

FIN

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

Violín

Escuchaba atentamente el sonido virtuoso del joven que desde el jardín practicaba la ya conocida sonata. Cada día a la misma hora el joven de 15 abriles salía a practicar a la parte trasera de su casa. Al principio el ruido era ensordecedor, pero al paso de las semanas y los meses lo habían convertido en la más dulce de las melodías. Y desde que el sonido se convirtió en música ella salía al balcón de su cuarto y escuchaba embelesada al joven que tocaba del otro lado de la cerca.
No podían verse, las frondosas ramas del nogal lo impedían, pero la música viajaba con libertad por el viento, ella soñaba con los azules ojos, o con el cabello dorado y los finos rasgos del músico del otro lado. Él era ajeno a la existencia de su admiradora que disciplina escuchaba cada nota soñando con un amor imposible.
Un día de otoño cuando las hojas empezaban a flaquear y permitían la vista entre sus esqueléticas ramas, la joven pudo mirar al interprete por un segundo entre dos doradas hojas. Y deseosa…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…