Ir al contenido principal

Sin Sentido

Ian deseaba sobre todas las cosas salir corriendo de ese lugar, le fastidiaba la rutina como no tienen una idea, y para colmo también era muy flojo y eso de someterte a una rutina de 8h de trabajo diario era el infierno en vida para él.

Cada día hacía lo que tenía que hacer para cumplir con su trabajo e incluso innovar un poco más... muchos dirían que esa era una actitud muy conformista y tendrían razón, pero a Ian no le interesaba sobresalir, le interesaba obtener lo que quería, como en este caso, DINERO y COMODIDADES, no le interesaba en absoluto salvar a la humanidad o cambiar el mundo, él se declaraba un Hedonista absoluto y por ende sólo buscaba el placer.

Trabajaba para obtener recursos para financiar sus "lujos" y cubrir sus necesidades, así que sólo se esforzaba lo suficiente para lograr esa meta, aun así sus jefes le tenía alta estima, ya que Dios se compadeció de él y a cambio de no hacerlo rico le hiso inteligente, tal vez demasiado, era capaz de hacer en un par de horas lo que otros harían en semanas, además era capaz de hacer cosas que nadie más podía hacer... bueno nadie más de sus competidores, seguramente habría por ahí algún chico oriental mil veces mejor.

El secreto de Ian era explotar esas habilidades a la par que como bien había aprendido al estudiar psicología, manipular las emociones, motivaciones y pensamientos de los demás, cada palabra que decía, cada frase utilizada, cada mail enviado tenía una razón de ser, calmaba las necesidades de los demás, los hacía soñar, y todo lo que fuera necesario para obtener lo que él quería.

Muchos lo verían como un demonio, y eso le encantaba, le encantaba poder jugar con las mentes, pero le encantaba más encontrar gente que sabía que estaba jugando con los demás, esos pocos capaces eran muy valorados por él, eso si su forma de demostrar eso era bastante extraña podríamos decir, le gustaba jugarles bromas y medir su capacidad creando uno que otro conflicto, si fallaban perdía todo su interés en ellos y los consideraba uno más de los mortales, pero si lograban superar los obstáculos los llamaba sus amigos y los protegía a capa y espada, ayudándolos y favoreciéndolos con sus dotes.

La vida de Ian era tranquila, pero conforme avanzaba su edad se vio en la necesidad de conseguir un trabajo estable, y eso lo estaba matando, cada tarde se ponía hacer otras cosas y tramaba sus intrigas para lograr obtener más poder, dinero y placer, tenía seis meses trabajando, el primer mes había conseguido un aumento, a los 5 meses duplicó su sueldo, y para los próximos 3 meses tenía planeado arreglar su horario para poder pasear por la ciudad... si su vida tenía todo lo que la mayoría querría... pero para él carecía de completo sentido.

No mal entiendan, el hecho de que algo no tenga sentido no quiere decir que no lo disfrutara o que no valiera la pena, el disfrutaba su vida, pero le hacía falta más motivación que el sólo cubrir las necesidades básicas... Maslow diría que había trascendido las necesidades primarias y ahora iba en búsqueda de la autorrealización... lo cual era un gran fiasco para Ian, no tenía interés en seguir lo que la sociedad dictaba, no tenía interés en formar una familia, hacer grandes cosas, o ser recordado... incluso no le importaba mucho sobresalir.

Su sentido y motivación tenía que venir de su interior... pero su interior sólo deseaba una vida de bacanales, orgías y placeres varios... lo cual para la sociedad no estaba bien y/o era difícil de conseguir, y ahí estaba la otra encrucijada, debía esforzarse extra para obtener aquellos placeres que por tradición consideraba vacíos y sin sentido... no parecía tener mucho caso, la intrascendencia y el sin sentido le definían la realidad... dicho eso, se puso a escribir esto y a ver pasar los minutos mientras esperaba que el reloj le indicara que podía irse de aquel lugar de trabajo continuar con su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Mondargón (Prologo)

La presente historia no es apta para todo el público, contiene escenas de sexo y lenguaje no apropiado para menores de edad. Así como ser de toque homoerótico y por ende dañar susceptibilidades. Favor de considerar esto antes de leer.

Mondragón

-Prologo-
Las manos recorrían el pecho del chico, que aun cuando se resistía al contacto debía admitir que esas manos tocando las partes más sensibles de su torso empezaban a despertar sensaciones en su cuerpo. Las manos bajaron por su cintura y un escalofrío subió por su espalda, debía encontrar la forma de escapar de su captor antes de que fuera tarde.
Un gemido escapo involuntariamente de sus labios mientras sentía sus mejillas colorarse por la exploración de su intimidad. Su captor le miró con una perversa sonrisa. Una sonrisa que le decía sin palabras que era inútil tratar de detenerlo. Las amarras en sus muñecas eran incomodas, lo suficientemente apretadas para evitar cualquier escape, pero no tanto como para causarle daño.
—Serás mío— Dijo…