Ir al contenido principal

Después de ti...

Tal vez esto sea lo más difícil de escribir, pero creo que es momento de soltarlo, fue la mañana del día siguiente, una mañana como cualquier otra, me levanté algo tarde mire por la ventana el sol que entraba tranquilamente, el clima era cálido, no agobiante, era tranquilo, la verdad como de costumbre no me quería levantar.

Me metí a bañar con tu recuerdo en mi mente, estaba muy enamorado de ti, sabía que no te vería porque estabas de viaje así que no había mucho motivante para llegar temprano a la oficina, era bastante cómodo trabajar en el mismo edificio donde tú vivías.

Salí de mi casa y te mandé un mensaje "Buen día, ya voy a trabajar" no recibí respuesta, no le di importancia alguna, estabas de viaje igual y no tenías señal o estabas ocupado. En la tarde mande otro "Seguramente te la estás pasando en grande, te amo" de nuevo no recibí respuesta, en la noche esperaba saber de ti "Hola, ¿qué tal tu día?" pero nada... me imaginé que no los habías visto y en parte tenía razón.

Al tercer día estaba preocupado no te habías comunicado, ni un sólo mensaje y mis llamadas las mandaba al buzón, no tenía forma de saber de ti, mi mente como de costumbre empezó a jugar conmigo, ya sabes que siempre he sido algo inseguro, me torturé un tiempo pensando en que me habías olvidado, que no te importaba, o cosas por el estilo, seguí mandando mensajes "estoy preocupado no sé nada de ti", "todo está bien", "hice algo mal", pero nada.

Se suponía que hoy regresabas de tu viaje, espere junto a la puerta del edificio todo el día, fue cuando la vi, tu madre bajó las escaleras, sus ojos estaban hinchados, yo sabía quién era ella, pero ella no sabía quién era yo, le desee buenos días pero no contestó, se notaba triste, desolada, mi corazón se heló, sentí que algo había pasado, que algo terrible había pasado, subí las escaleras sintiendo como la adrenalina inundaba mi cuerpo, mi corazón latía desesperado, me detuve por unos segundos eternos frente a la puerta de madera negra, toque suavemente, con un miedo llenándome por completo.

No se cómo lo sabía, tal vez fue el dolor en los ojos de tu madre, tal vez fue tu ausencia repentina, pero lo sabía.

Tu hermano abrió la puerta como si se tratara de una pesada puerta de metal, se le notaba demacrado, ojeras bajo sus ojos, hasta se veía más delgado, y la sonrisa que siempre adornaba su rostro estaba total y completamente ausente.

-Railer

Dijo casi como un susurro, tú hermano era el único que sabía de lo nuestro, me abrazó de golpe y lloró en mi pecho como si fuera tan sólo un niño de 3 años, eso lo confirmo, lagrimas brotaron de mis ojos en un mar incontrolable, lágrimas de mi corazón... le abrace y traté de ser fuerte, el niño de 15 años se desmoronaba en mis brazos

-se ha ido, se fue

decía entre sollozos, sentía como las piernas me flaqueaban y aun así debía de ser fuerte, lo sostuve hasta que dejó de llorar, se separó de mí y me invitó a pasar, su padre me miró con recelo en la sala, fueron segundo y volvía la vista al televisor, no había nada importante en la tele simplemente era para matar el sepulcral silencio de la casa, tú hermano me llevó hasta tu recamara, ahí me contó todo, el accidente, tu muerte, el entierro, todo había sido en el DF, me dio tu pulsera y se disculpó conmigo como si hubiera sido su culpa, le abracé nuevamente y me despedí, nunca los volví a ver.

Esa noche sentí coraje con el mundo, quise desgarrar el universo, y entonces te sentí, para mí no hay cielo ni infierno, sólo conozco de este mundo, y aun así te sentí, sentí tu mano en mi espalda, tus labios en mi mejilla y pude ver tu hermosa sonrisa.

-Siempre estaré aquí

Me aferré a tu recuerdo mientras caía sobre mis rodillas, sentí tu calor, tu aroma, tu presencia, llore como nunca había llorado, hasta que ya no tenía lágrimas, me pude de pie y caminé a la cama y me acosté a tu lado, sabía que ahora siempre estarías conmigo, sabía que ahora éramos uno, sabía que cuando me sintiera sólo estarías ahí con una sonrisa, con tus ojos verdes, con tus dientes blancos, con tu piel dorada.

-te amo

No hablé con nadie de ti hasta casi cumplido un año de tu partida, siempre vagamente, me hice el tatuaje que querías en el muñeca izquierda, al año me perforé la oreja, y te guardé luto durante 2 largos años... poco a poco he asimilado tu partida, aún es difícil, aún me duele, aún te extraño.

#TeExtraño

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

Esperando

# esperandoLa desesperación de estar aguardando la llegada es insoportable. Sobre todo cuando no se sabe la hora del arribo. No se si llegaras siquiera, y sin embargo aquí sigo esperando a que aparezacas, con tu dulce sonrisa que ne hace perdonarte todo.Pero mientras llegas el pensamiento principal es "no te interesa" y pese a ello aquí sigo aguardando. Mi paranoia me hace justificarse con pensamientos catastróficos. Un accidente, un asalto, un lo que sea. Pero mi pesimista exclama "No le importas". Y aquí aguardando permanezco. Mirando el pasar de la gente. Escudriñando con mi corta visión entre las manchas lejanas en búsqueda de tu silueta. Pero nada. La espera me mata lentamente.Caras pasan y me miran mirarlas. Mares de gente se deslizan entre los corredores y mi corazón espera que alguno seas tú y mi cabeza conspira en tu contra entre la tragedia y el rencor.Permanezco, imapciente, pero permanezco en la espera de tu llegada. Una parte de mi sabe que al llegar n…

Epiz

# EpizElla estaba sentada al otro lado del bar. Sus ojos carmesí me miraban fijamente, su sonrisa maquiavélica me invitaba a acercarme. Sin embargo ahí estaba yo detenido por el miedo mientras sostenía mi vaso de ginebra.La miraba jugar con su collar de perlas blancas y me perdía en el pronunciado escote de su vestido color violeta. Era hermosa, tentadora pero a la vez atemorizaba.—no deberías pensarlo mucho— dijo el hombre a mi lado. No me habia percatado de su llegada. Me sentí apenado al saberme descubierto en mi impúdica observación.—Se llama Epiz, viene cada semana y se queda tomando sola— comento con cierta tristeza en su voz; o al menos eso me pareció a mi.—Nadie se atreve a acercarse— agrego mientras tomaba su copa de nartini y daba un sorbo.—animate, no te arrepentirás— concluyó con seguridad. Volteé un segundo a ver a la dama y el caballero desapareció. Pensé un segundo más, me tomé la ginebra de un trago y camine decidido a cambiar mi vida.—puedo— dije al llegar a su lado, …