Ir al contenido principal

250 diarias (1)

Debo escribir 250 palabras diariamente, por eso hay ahora más actualizaciones en esta página que tenía bastante abandonada, incluso en alguna ocasión me planteé el cerrarla como otros blogs que he tenido, pero no le vi caso, después de todo mi idea era seguir escribiendo a la larga.

Mi plan como siempre es ser escritor, pero como todo escritor primero debe leer, un hábito que aún cuando placentero me cuesta algo de trabajo, verán la disciplina no es lo mio, leo y leo mucho pero fragmentos cortos, historias cortas, resúmenes, etc. Tengo poca constancia en lo que a novela se refiere, pero me he puesto de meta leer al menos 3 libros de diferentes autores; principalmente de escritores del realismo mágico, como Juan Rulfo, Gabriel García y Miguel Ángel Asturias.

De estos tres grandes autores hasta el momento sólo he leído a Gabo, especialmente su novela "Cien años de soledad" y actualmente leo "Los funerales de Mamá Grande". Del primer libro he quedado enamorado, a tal punto que al encontrarme mención o relatos de alguno de los entrañables personajes de Macondo siento que me he encontrado con un viejo amigo. Espero pronto leer "Pedro Paramo" de Juan Rulfo, para así tener mayor comparativa sobre el género del Realismo mágico ya que deseo escribir en ese estilo.

Mi idea es escribir las historias de mi familia; me gusta decir que quiero escribir para revivir a mis muertos y hacerlos inmortales, En la historia de mi familia hay grandes personajes tanto del lado materno como el lado paterno, mi abuela paterna fue normalista y mi abuelo paterno fue maquinista, mi abuelo y abuela materna fueron fundadores de la cruz roja de Tlaxcala, mis bisabuelos maternos son personajes únicos por sus obsesiones y estilos de vida, la riqueza de historias de mi familia da suficiente material para cientos de libros que bien contados pueden ser fascinantes, como siempre he defendido una historia ordinaria puede ser contada de manera extraordinaria.

Quiero iniciar con la historia de mi bisabuelo materno por línea paterna, es decir el abuelo paterno de mi madre, un hombre que en sí mismo resultaba encantador, y sumando todas sus experiencias su vida es mágica. Nació hace más de un siglo; no recuerdo la fecha exacta, le tocó vivir eventos importantes de Tlaxcala, incluso fue presidente municipal, vivió de frente la revolución, viajó por el país, y de joven escapó con un circo, al ocaso de su vida siempre fue un personaje carismático y ocurrente, dirigía la que ahora es la cantina más antigua de la ciudad, simplemente con preguntarle su nombre sabías que no era una persona común, se llamaba José Francisco Julio Benjamín Hernández Meneses Güemes Pacheco de Revillagigedo Conde de Talamantes; como podrán ver era un ser mágico y muy interesante.

Pero antes de escribir cualquier cosa, deseo perfilar mejor mi escritura, leer lo suficiente para entender el estilo y poder hacer justicia a mis muertos, pero para todo eso requiero disciplina y esa es la parte que se me dificulta un poco, ya que bueno eso de la constancia y la dedicación no es lo mio, me he puesto metas y estoy cumpliendolas, sólo me hace falta un poco de apoyo para no flaquear, digo al menos esto de escribir diario, dibujar y leer lo he cumplido desde el lunes, sólo me falta seguir hechandole ganas.

Bueno eso es todo por hoy, nos andamos leyendo luego.

Ciao

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Mondargón (Prologo)

La presente historia no es apta para todo el público, contiene escenas de sexo y lenguaje no apropiado para menores de edad. Así como ser de toque homoerótico y por ende dañar susceptibilidades. Favor de considerar esto antes de leer.

Mondragón

-Prologo-
Las manos recorrían el pecho del chico, que aun cuando se resistía al contacto debía admitir que esas manos tocando las partes más sensibles de su torso empezaban a despertar sensaciones en su cuerpo. Las manos bajaron por su cintura y un escalofrío subió por su espalda, debía encontrar la forma de escapar de su captor antes de que fuera tarde.
Un gemido escapo involuntariamente de sus labios mientras sentía sus mejillas colorarse por la exploración de su intimidad. Su captor le miró con una perversa sonrisa. Una sonrisa que le decía sin palabras que era inútil tratar de detenerlo. Las amarras en sus muñecas eran incomodas, lo suficientemente apretadas para evitar cualquier escape, pero no tanto como para causarle daño.
—Serás mío— Dijo…