Ir al contenido principal

Debraye Ruido y Demás

En ocasiones todos necesitamos 5min de desconectarnos del mundo... yo más frecuentemente que los demás, la humanidad en su conjunto y esta sociedad me resultan enfermantes, si no fuera por otras patologías que me estabilizan ya los hubiera volado a todos por los cielos... pero el caso es que estoy aquí viviendo una vida como la de todos los demás.

Algo que me ayuda a sobrellevar la convivencia humana es el silencio, cosa rara cuando estás rodeado de gente, así que la otra alternativa es la música, unos audífonos y rainymood.com , en ocasiones que lo último es suficiente, amo el ruido blanco, antes oía estática...


En ese vínculo hay 10h de estática ininterrumpida, esa grabación ha salvado cientos de vidas y le ha ahorrado mucho trabajo a mi abogado, pero me gusta más el ruido de la lluvia, el agua y yo nos llevamos muy bien (siempre y  cuando no me moje), me gusta escuchar el sonido del agua, y me encanta sumergirme en una alberca y escucharlo todo sin escuchar nada, el agua es lo más cercano a un silenciador.

Recuerdo con agrado las noches de tormenta, sobre todo si es una fuerte tromba, el ruido ensordecedor de las gotas cayendo contra el suelo, techo, ventana y cualquier otra superficie haciendo un eco que opaca cualquier otro ruido es simplemente lo más hermoso que hay sobre la tierra...

En ocasiones cuando pienso en que discapacidad podría sufrir, la que menos me molesta es el quedarme sordo, tendría una razón para no atender a los demás, podría concretarme en lo que quiero sin los distractores de los ruidos... aunque también me perdería de esos ruidos agradables como la música, la lluvia, un bosque, etc.

Supongo que debo aguantar el ruido de la humanidad a cambio de poder disfrutar las maravillas de la naturaleza... bueno la música es de la humanidad... por cosas como esta siguen vivos.

En fin, nos leemos luego
Ciao

Comentarios

Francisco Pinedo Hernández ha dicho que…
https://www.youtube.com/watch?v=20gAH1RBtc8
https://www.youtube.com/watch?v=GyUwg2fBg3k

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Violín

Escuchaba atentamente el sonido virtuoso del joven que desde el jardín practicaba la ya conocida sonata. Cada día a la misma hora el joven de 15 abriles salía a practicar a la parte trasera de su casa. Al principio el ruido era ensordecedor, pero al paso de las semanas y los meses lo habían convertido en la más dulce de las melodías. Y desde que el sonido se convirtió en música ella salía al balcón de su cuarto y escuchaba embelesada al joven que tocaba del otro lado de la cerca.
No podían verse, las frondosas ramas del nogal lo impedían, pero la música viajaba con libertad por el viento, ella soñaba con los azules ojos, o con el cabello dorado y los finos rasgos del músico del otro lado. Él era ajeno a la existencia de su admiradora que disciplina escuchaba cada nota soñando con un amor imposible.
Un día de otoño cuando las hojas empezaban a flaquear y permitían la vista entre sus esqueléticas ramas, la joven pudo mirar al interprete por un segundo entre dos doradas hojas. Y deseosa…