Ir al contenido principal

Miradas que Matan

Sus ojos castaño intenso te miraban sin verte, como si no estuvieras ahí, te atravesaban dejándote en la inexistencia, no conozco ningún hombre que soportara su mirada, la mayoría ante el primer contacto huía despavorido, muchos habían intentado acercarse pero la rudeza de esos ojos te lo impedían, y no porque fueran agresivos o porque sus gestos demostraran asco o repudio, simplemente no había humano que soportara el vacío con el que te miraban.

Su nombre nadie lo sabe, nadie se ha acercado lo suficiente para preguntarlo, sólo sabemos que cada viernes llega al mismo lugar del bar, ya no es necesario que pida, el barman conoce bien lo que la dama quiere, un Martini dulce con dos cerezas. Todas las noches del viernes es la misma rutina, entre las 9:00 y 9:15 entra al bar, los ojos de los hombres voltean a verla, su elegante caminar es seductor, su porte es divino, su piernas bien torneadas envueltas en las medias oscuras son caminos seductores detenidos por su vestido negro ceñido, lo suficientemente corta para ser inquietante pero lo suficientemente larga para no ser vulgar, es una mujer sumamente detallista, sus guantes negros a juego, su cabellera rubia ceniza, su piel blanca como la luna, sus labios rojos carmín, su delicado pero seguro rostro y esos ojos que te embelesan a la par que te dominan.

Camina despacio, sin prisas, llega al mismo lugar y se sienta elegantemente, ambas piernas juntas, de inmediato el barman sirve la bebida, la toma con una mano y mira al rededor mientras bebe lentamente, todos esquivan su penetrante mirada cuando se topan por segundos con ella, no falta el incauto que trata de acercarse, pero cuando es ubicado basta una mirada para detenerle, y luego termina su trago, enciende un cigarrillo, y lo fuma lentamente, en toda esa rutina han pasado 3 horas, al terminarlo se pone de pie y sale del bar llevándose el corazón de todos.

Todos los viernes la misma rutina, nadie se acerca, a todos aleja, hoy estaba decidido a acercarme, no importaba si su mirada me perforaba el corazón, debía saber su nombre, ponerle nombre a esa rostro de ángel, saber cómo se llamaba para que fuese real, pero no llegué al bar, sucedió muy rápido, tanto que aún no me lo creo, un golpe un ladrón corriendo con mi billetera y yo tirado en el suelo de la calle desangrándome lentamente y mi último pensamiento es.


"Ya no tardan en dar las 9:15, ella debe estar llegando al bar"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La toz invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…