Ir al contenido principal

Evan Night

Este es el prologo de lo que será un fanfiction de "El Origen de los Guardianes" con un personaje propio y mucho Yaoi jejeje...



Evan Night

Las buenas historias inician siempre en una noche tenebrosa, la mía no es diferente. Era una noche de luna llena y el bosque estaba silencioso, las hojas cubrían el suelo, al igual que la sangre que aún fluía de mi cuerpo, la mitad de mi descansaba en las entrañas de los lobos, lo demás estaba destrozado entre las hojas secas, la luna había contemplado la masacre desde las alturas, pareció no importarle o al menos no lo impidió, yo hace mucho que no sentía dolor, mi rostro recargado sobre una piedra estaba roído por los colmillos, me habían deformado la mitad del rostro y la otra miraba la nada con mis ojos negros, inerte miraba la infinidad del bosque que tanto miedo me había causado en mi corta vida, pero a la vez su extraño misterio me atraía como polilla al fuego.

Había sido un juego de niños, inspirado por antiguos cuentos de héroes nos habíamos internado en la penumbra de la noche de luna llena, jugando entre los árboles, retándonos a entrar más y más en las entrañas de la floresta.

-No te atreves

Nos decíamos los unos a los otros mientras avanzábamos por las garras de los árboles sin mirar a nuestro al rededor, empujándonos unos a otros en la oscuridad, no les escuchamos, no los vimos hasta que ya estábamos muy lejos para ser oídos, los lobos sabían su misión nos rodearon y salieron entre los árboles despacio midiendo nuestros movimientos. Todos nos asustamos, nos replegamos, tome la antorcha y empecé a ahuyentarlos, no había escapatoria, antes de que se dejaran ir contra nosotros grite tan fuerte que los confundí por un segundo.

-¡Corran a la aldea!

Dije a mis compañeros en un arranque de valor y enfrentándome a los caninos, impedí que los siguieran, mientras con fuerzas desconocidas caminaba con los lobos a cuestas, sus dientes se aferraron a mi piel y jalaron hasta derribarme, empezaron a engullirme si haberme matado, recuerdo el dolor y luego nada, me destrozaron vivo.

Sé que los otros lograron escapar porque me volví leyenda. Para mi, esa fue mi última noche o al menos eso pensaba, ya que de entre las sombras sentí su llamado, mi vista perdida se reanimó, el dolor ya no existía, con el brazo que quedaba pegado a mi cuerpo me arrastre y poco a poco ante la mirada atónita de los lobos que reposaban su banquete, recogí cada uno de mis huesos y como pude me puse de pie, los lobos me ayudaron a encontrar lo que faltaba ya no seríamos enemigos.

-Bienvenido

Dijo una sombra entre los árboles, nunca le vi bien, nunca supe su nombre, pero él me había vuelto a la vida y no sé si agradecérselo o maldecirle.

-Desde ahora eres Evan Night y el miedo es tu esencia

La sombra desapareció mientras los rayos de la luna me cubrían con mi nueva vida, el hombre de la luna también habló, sólo dijo una cosa antes de cubrirme con un manto blanco que no dejaba ver mis heridas y lo devorado de mi cuerpo.

-Se valiente

Su voz aún retumba en mis oídos como si la estuviera escuchando de nuevo por primera vez, desde el principio supe que hacer y poco a poco al paso de los siglos me recuerdan a su manera, un día en que los niños creen que pueden jugar con el miedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Mondargón (Prologo)

La presente historia no es apta para todo el público, contiene escenas de sexo y lenguaje no apropiado para menores de edad. Así como ser de toque homoerótico y por ende dañar susceptibilidades. Favor de considerar esto antes de leer.

Mondragón

-Prologo-
Las manos recorrían el pecho del chico, que aun cuando se resistía al contacto debía admitir que esas manos tocando las partes más sensibles de su torso empezaban a despertar sensaciones en su cuerpo. Las manos bajaron por su cintura y un escalofrío subió por su espalda, debía encontrar la forma de escapar de su captor antes de que fuera tarde.
Un gemido escapo involuntariamente de sus labios mientras sentía sus mejillas colorarse por la exploración de su intimidad. Su captor le miró con una perversa sonrisa. Una sonrisa que le decía sin palabras que era inútil tratar de detenerlo. Las amarras en sus muñecas eran incomodas, lo suficientemente apretadas para evitar cualquier escape, pero no tanto como para causarle daño.
—Serás mío— Dijo…