Ir al contenido principal

La pantalla en blanco

Ahí estaba sentado en la silla, frente a la blanca pantalla del monitor, viendo aquel reflejo incesante del Bloc de notas, prefería ese programa a cualquier otro para escribir, por qué, porque no le distraía de la labor de escribir. Su celular estaba bloqueado para evitar cualquier distracción del mundo, la computadora estaba sin conexión, todo para que lograra enfocarse.

La pantalla seguía en blanco nada cruzaba por su mente. El escritor miraba el blanco casi segador de la pantalla, miraba a su alrededor viendo las flores que adornaban la mesa y la taza de té ya frío tras la larga espera; buscaba en cada rincón una pizca de inspiración, pero nada.

Regresaba derrotado la mirada al teclado, no había ni una idea en toda la habitación, no había una idea en ningún rincón de todo aquel recinto, nada que escribir.

Miró una vez más las teclas y moviendo torpemente sus dedos entre ellas trató de formar palabras, para después formular oraciones, que dieran paso a párrafos que concluyeran en algo decente para leer...

Pero nada, un par de letras en la pantalla, un conjunto de palabras sin sentido, ideas mal escritas sobre la imposibilidad de escribir, sobre como no había nada en toda la habitación; de 5 metros de largo por 4 de ancho, que pudiera inspirarle una historia.

Tal vez era lo fresco de la noche, o el silencio del mundo, un silencio tan ensordecedor que podía oírse claramente la respiración del escritor y el ventilador de la computadora, fuera de eso no se escuchaba nada, ni siquiera un insecto. No era como otras noches en donde los ruidos de la calle invaden todo, o cuando la vida de la residencia donde habitaba amenazaba con en cualquier instante atravesar la puerta con su bullicio, no, era una noche tranquila como ninguna otra.

El escritor frustrado se puso de pie, salió de la habitación y bajó las escaleras para calentar su té, la casa estaba sola, no había un alma y el silencio lo acompañaba a cada habitación. Eso frustraba aún más al escritor, soltó un hondo suspiro, una profunda pena, era una noche perfecta para escribir y no había idea alguna en su mente.

El agua hirviendo lo regresó a la realidad, tomó la taza y regresó a sentarse frente a la vieja computadora, una laptop de color negro, de aquellas que no tienen otra función que cubrir las necesidades básicas del usuario promedio, conectarse a internet y ser una buena máquina de escribir; justo lo que el escritor requería.

Dió un trago al té de aquella noche y se quemó el labio superior, dejó el té a un lado para que se enfriara, sabiendo que eso posiblemente terminaría en un té helado, pero no le dió mayor importancia.

Se cuestionó cuánto tiempo tendría frente al blanco monitor y moviendo el ratón a la esquina de la pantalla descubrió que llevaba una hora y treinta y cinco minutos parado frente a la blancura de aquella luz.

-Que desperdicio- comentó a sí mismo, era una noche perfecta, sin ruido, fresca, sin distracciones, tenía tiempo de sobra y la musa de la inspiración había decidido tomar vacaciones.

Cansado se levantó, apagó la computadora, miró su celular, no podría usarlo por el bloqueo en un buen tiempo, así que sólo caminó a su cama y se acostó derrotado mirando al techo alumbrado por la tenue luz amarillenta de la lámpara del buró. Dormir era la mejor opción, tal vez mañana sería un buen día para escribir.

Sumido en la oscuridad el escritor enloqueció, las ideas fluyeron como mil torrentes imparables, sabía que era inútil para cuando se pusiera de pie y prendiera la maquina, ya se abrían ido, no era la primera vez y estaba seguro que no sería la última, cerró los ojos y dejó las ideas fluir a manera de sueños increíbles, con algo de suerte para la mañana quedaría un poco de toda esa inspiración.

------------------

Originalmente esta historia se llamaba la hoja en blanco, pero ya nadie escribe en hojas, generalmente ya todo se hace en medios digitales, por eso le cambié el título.

Narra algo que se que a todos los creativos en algún momento nos ha pasado, y justamente me estaba pasando, pase 30min frente a la pantalla en blanco sin saber que escribir, y decidí escribir de eso justamente y salió la historia, espero les gustara.

Por cierto encontré una aplicación genial para los que nos distraemos cada 5 min con el celular, se llama OFFTIME y es genial #LaAmo

Nos leemos luego.

Ciao

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…