Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Tiempo

Todo inicio hace tanto que ya no recuerdo… no sé en qué momento el tiempo se volvió irrelevante para mí,  fue mucho antes de conocerte, por eso no estoy seguro si vivimos un segundo juntos o toda una vida.

Lo que si recuerdo es que te amé, y me amaste, y supongo que para que eso pase debe pasar algo de tiempo, se debe conocer uno y conocer al otro y aún más importante conocerse a sí mismo cuando se está con el otro… Así que debimos amarnos durante mucho tiempo.

Recuerdo que nos mirábamos, que cada vez que pasabas a mi lado nuestros ojos se encontraban por un segundo que duraba horas, podía perderme en tu mirada, perderme en la gloria de tus ojos verdes, descubrir cada tono de ellos, ver como pasaban del esmeralda al lima en el centro, como brillaban cuando te sorprendías, como se opacaban cuando hablabas de tu madre, recuerdo que me perdía en tus ojos por horas en esos segundos en los que pasabas a mi lado en la escalera.

Escucho aún el sonido de tu voz diciendo "Buenos días"…

Imagen y Chicos

Soy un asiduo coleccionista de imágenes de chicos lindos, tengo una colección de cerca de 47mil imágenes, obviamente con tal cantidad de imágenes es común tener varias repetidas, por eso baje VisiPics un programa que me permite identificar las imágenes repetidas y eliminarlas.

En el arduo trabajo de revisar las imágenes repetidas me he dado cuenta de cambios hechos a las imágenes, ya que tengo algunas que en apariencia son iguales pero se le han hecho modificaciones para hacerlas lucir más atractivas.

Entre las cosas que he encontrado son mensajes sugerentes colocados en la ropa, de hecho muchas imágenes las baje por el mensaje "atrevido" que traía el chico lindo y a la hora de hacer la revisión descubro que ese atrevimiento fue agregado posteriormente con Photoshop o algún otro editor, y que posiblemente el atrevido joven puede hasta que sea muy tímido. Otra cosa común es la modificación de partes del cuerpo y con eso me refiero a los bultos que los genitales generan en la …

Seguridad

Era un día como cualquier otro en la ciudad, el cielo gris cubría todo con su blanco resplandor, llevaban ya varios meses sin sentir el brillo del sol y en el color de la piel de la gente se empezaba a notar ese blanco pálido de los muertos; tampoco había llovido, sólo estaba ese cielo gris que lo cubría todo.

Alexander era un joven de 16 años, que deseaba; como todo adolescente, disfrutar los placeres de la vida, encontrarse con los labios de amantes discretos, o disfrutar de los efectos de cuanta sustancia se ponía en su camino. Se había escapado de casa desde hace un año; cansado de los abusos de su padre y de la actitud pasiva de su madre el joven decidió que estaría mejor solo.

Al principio la vida en las calles no fue gentil con Alexander, incluso algunas frías noches pensó en regresar a su casa; pero sabía que una vez fuera no había forma de regresar. Por suerte para Alex la vida fue gentil con él, no pasó ni dos semanas de sufrimiento cuando la caricia de un extraño le recordó…

Amigos y relleno

Algo que disfruto es hablar con las personas con las que puedo ser yo mismo... son pocas debo decirlo y la vida adulta se ha encargado de alejarnos un poco; eso y que seamos honestos eso de las relaciones sociales no se nos da, la mayoría somos gatos de casa, podemos pasar una vida en nuestros hogares sin salir exclusivamente para lo importante (comida).

Gracias a la tecnología nos hemos mantenido en contacto, sabiendo un poco de nuestras vidas y contándonos nuestras aventuras, porque aun cuando sean cuestiones normativas son aventuras de vida. Eso si en el chat también apestamos; no servimos para mensajes cortos, cada mensaje es como una carta, y jamás esperamos que el otro conteste de inmediato; entendemos que tiene cosas que hacer y que cuando conteste tendremos mucho que leer, somos como personas del siglo diez y siete que se mandan largos manuscritos, pero en versión WhatsApp.

Otro punto importante es que no mandamos mensajes a diario, muchas veces pasan meses o incluso años ante…

Alicia

No podía creer lo que había hecho, pero lo había hecho, de eso no había duda alguna, después de todo por más increíble que fuera, estaba ahí.

Los adultos de la sala de interrogatorios cuchicheaban sorprendidos, al igual que todos los demás fuera de la sala, seguramente sería lo mismo en la preparatoria, murmullos que ensordecían y acallaban cualquier ruido, murmullos que ella escuchaba aún sin creer que fuera verdad.

Nadie creía que fuera verdad, después de todo Alicia era una chica modelo, de esas que no llaman la atención, que se acoplan al sistema, que sacan buenas calificaciones, que no se meten en problemas. Alicia tenía 16 años, cabello castaño y ojos grandes color verde que ocultaba detrás de unos gruesos lentes que le permitían ver, su cabello era lacio y su nariz estaba llena de pecas, sus dientes frontales estaban ligeramente separados y siempre se había sentido una chica sin chiste, pese a que si se arreglara sería una hermosa adolescente.

Alicia estaba ahí sentada, su suda…

Otro debraye

En ocasiones en las mañanas; cuando camino dentro del metro, disminuyo mi paso, casi hasta detenerme y empiezo a ver el sistema. La gente me rodea, pasa a mí alrededor, apresurada, si detenerse, siguen con sus vidas sin percatarse de que yo he hecho un alto en la mía.
Contemplo los rostros, sus expresiones, sus formas, les miro como si fuera la primera vez que vea a un humano… Hasta el momento nadie se ha detenido a verme contemplarle, todos tienen mucha prisa, todos tienen un lugar al cual llegar.
No puedo detenerme por completo, aun cuando mi mente lo desea, la multitud me arrastra y poco a poco me hace volver al sistema, a ser una pieza más de ese vertiginoso fluir de gente que va a algún lugar.
Luego en el vagón lleno puedo contemplarlos detalladamente, pero no mucho para evitar el incomodar a un desconocido, pero les miro, cuando su mirada se topa con la mía trato de ver en el reflejo de sus ojos algo familiar, de igual forma cuando alguien me mira en la calle o en cualquier sit…