Ir al contenido principal

Imagen y Chicos

Soy un asiduo coleccionista de imágenes de chicos lindos, tengo una colección de cerca de 47mil imágenes, obviamente con tal cantidad de imágenes es común tener varias repetidas, por eso baje VisiPics un programa que me permite identificar las imágenes repetidas y eliminarlas.

En el arduo trabajo de revisar las imágenes repetidas me he dado cuenta de cambios hechos a las imágenes, ya que tengo algunas que en apariencia son iguales pero se le han hecho modificaciones para hacerlas lucir más atractivas.

Entre las cosas que he encontrado son mensajes sugerentes colocados en la ropa, de hecho muchas imágenes las baje por el mensaje "atrevido" que traía el chico lindo y a la hora de hacer la revisión descubro que ese atrevimiento fue agregado posteriormente con Photoshop o algún otro editor, y que posiblemente el atrevido joven puede hasta que sea muy tímido. Otra cosa común es la modificación de partes del cuerpo y con eso me refiero a los bultos que los genitales generan en la ropa interior, en este punto me he encontrado con de todo un poco, bultos aumentados, bultos reducidos, siluetas remarcadas, o la minimización de la prenda en cuestión convirtiendo boxers holgados en trusas apretadas. Otra cosa muy común es la aparición de abdómenes perfectos en chicos delgados, el juego de luces y sombras para ocultar imperfecciones o hacer lucir a un chico más delgado, hasta cambios simples como alargar la imagen, o alguna parte del cuerpo como la nariz, la cabeza, los brazos, etc.

Fuera de admirar a los editores de las imágenes porque muchos hacen trabajos de muy buena calidad me pregunto en como la exigencia de belleza es la misma que en las mujeres, pero menos comentada, mientras muchos hacen protesta y están a la caza de las imágenes modificadas del género femenino, son pocos los videos de modificaciones hechas a los estándares masculinos. Un caso reciente y del único que conozco es lo hecho a las fotografías de Justin Bieber, un sólo caso contra cientos de casos de modelos, mujeres, etc. y si no me creen dense una vuelta en YouTube o cualquier red, estamos espantados por la exigencia a la mujer (y con justa razón) pero deberíamos también estar anonadados por la exigencia que se le hace al varón.

Desde el 2007 que empecé a saber un poco de los trastornos alimenticios, cuando el boom era la anorexia y todos hablaban del alarmante crecimiento de la misma, hasta el día de hoy 2015 me he percatado de un boom del trastorno dismórfico muscular; comúnmente llamada vigorexia, en la población masculina teniendo un impacto semejante al de la anorexia; que gracias a Dios no ha crecido pero no ha reducido su prevalencia.

Es decir al varón se le empieza a exigir también cumplir con un estándar de belleza cada vez más complejo, a tal punto que tenemos chicos de 12 o 13 años que no sólo ponen en riesgo su salud por el desgaste del ejercicio patológico, si no que están en riesgo de depresiones o ansiedad por no cumplir con el parámetro social, y si no me creen dense una vuelta por redes sociales como Tumblr o Instagram y encontrarán a cientos de pubertos con abdómenes perfectos, músculos remarcados pero con una estatura promedio de 1.65 por el exceso de peso de los aparatos que utilizan para lograr su meta.

Como todo esto es en parte culpa social, en parte culpa de la dinámica económica, porque al ver este mercado floreciente las cadenas de gimnasios o centros de ejercicio han florecido tremendamente, y la mayor parte de los consumidores son jóvenes entre los 15 y 30 años que buscan encajar en esta sociedad demandante, donde la buena figura es un factor fundamental para el éxito.

Pero no los aburro más, al fin de cuenta soy parte de este problema social, como todos los demás, ya que por algo en mi extensa colección de imágenes de chicos no encontrara a muchos que no cumplan con el estándar de un cuerpo atractivo.

Todos somos parte del sistema.

Ciao

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

Esperando

# esperandoLa desesperación de estar aguardando la llegada es insoportable. Sobre todo cuando no se sabe la hora del arribo. No se si llegaras siquiera, y sin embargo aquí sigo esperando a que aparezacas, con tu dulce sonrisa que ne hace perdonarte todo.Pero mientras llegas el pensamiento principal es "no te interesa" y pese a ello aquí sigo aguardando. Mi paranoia me hace justificarse con pensamientos catastróficos. Un accidente, un asalto, un lo que sea. Pero mi pesimista exclama "No le importas". Y aquí aguardando permanezco. Mirando el pasar de la gente. Escudriñando con mi corta visión entre las manchas lejanas en búsqueda de tu silueta. Pero nada. La espera me mata lentamente.Caras pasan y me miran mirarlas. Mares de gente se deslizan entre los corredores y mi corazón espera que alguno seas tú y mi cabeza conspira en tu contra entre la tragedia y el rencor.Permanezco, imapciente, pero permanezco en la espera de tu llegada. Una parte de mi sabe que al llegar n…

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…