Ir al contenido principal

Otro debraye

En ocasiones en las mañanas; cuando camino dentro del metro, disminuyo mi paso, casi hasta detenerme y empiezo a ver el sistema. La gente me rodea, pasa a mí alrededor, apresurada, si detenerse, siguen con sus vidas sin percatarse de que yo he hecho un alto en la mía.

Contemplo los rostros, sus expresiones, sus formas, les miro como si fuera la primera vez que vea a un humano… Hasta el momento nadie se ha detenido a verme contemplarle, todos tienen mucha prisa, todos tienen un lugar al cual llegar.

No puedo detenerme por completo, aun cuando mi mente lo desea, la multitud me arrastra y poco a poco me hace volver al sistema, a ser una pieza más de ese vertiginoso fluir de gente que va a algún lugar.

Luego en el vagón lleno puedo contemplarlos detalladamente, pero no mucho para evitar el incomodar a un desconocido, pero les miro, cuando su mirada se topa con la mía trato de ver en el reflejo de sus ojos algo familiar, de igual forma cuando alguien me mira en la calle o en cualquier sitio trato de verme reflejado en su mirada, de encontrarme en ellos.

Nunca he podido ver mi reflejo en alguien, si bien hay partes que se ven, la totalidad se pierde en la incógnita. Me pregunto en verdad piensan, en verdad sienten como yo… son dudas que constantemente me aquejan, preguntas que nadie puede contestar, porque a final de cuentas estoy convencido de que no lo hacen.

Nadie siente como yo, nadie piensa como yo, nadie es yo, nadie puede reflejarme por completo porque nadie es como yo. Alimentado por la individualidad me pregunto, son humanos, soy humano. Preguntas que no debería cuestionarme quizás, pero preguntas que me hago de todas formas.

Quisiera detenerme y mira el universo para ver si en todos los mundos, entre todas las vidas, entre todas las mentes encontraré una que me refleje o si es verdad que esto de ser únicos nos hace a todos universos aislados…

Me identifico tanto con los hombres como me identifico con un gato, siento que en ocasiones si no fuera por el lenguaje juraría que los humanos y yo no somos si quiera semejantes. Sé que tengo similitudes, pero estas no me convencen del todo, el hecho de que nos veamos como dos seres pertenecientes a la misma especie, no significa que lo seamos, quizás bajo estas pieles yo soy diferente a todos, o quizás soy el único humano y todos los demás sólo son sombras…

O seré yo la sombra, sé que pienso porque lo hago, por ende existo… pero y si en realidad sólo existo porque así lo pienso… ya empiezo a caer en el existencialismo, pero dime que es del hombre si no se lo cuestiona todo, no es ese cuestionamiento lo que nos hace ser lo que somos, no es la constante duda la que nos ha hecho avanzar…


En fin… creo que por hoy he agotado mis ideas y es aquí en medio del vagón del metro en el que miro mi reflejo en la ventana de la puerta en que me pregunto… ¿y esto tiene sentido?

Comentarios

Entradas populares de este blog

End Time

Era un día cualquiera, levantarse a las  cinco de la mañana, lavar los trastes de la noche anterior, poner el boiler, cortar fruta, desayunar, bañarse, arreglarse, salir al trabajo.La rutina le estaba matando pero no sabía como escapar de ella. De hecho no sabía si quería escapar de ella. La ventaja de la rutina es la estabilidad, la desventaja es que te mata lentamente. Pero todo mata.-lo sentimos pero por una obstrucción en la vía la marcha del tren será lenta.La voz metálica y pregrabada sonó por el parlante del metro. Nisiquiera se inmutó, hasta eso entraba en la rutina. Llegó cinco minutos tarde al trabajo, nadie dijo nada, preparó un café con dos de azúcar y tomó algunas galletas de la bandeja comunitaria. Suspiró al llegar a su lugar, el monitor le exigía su clave de empleado para iniciar. Dudó unos segundos antes de teclear. Una misteriosa fuerza le decía que era ahora el momento.-respiraSe dijo a si mismo y tecleó la clave de seis dígitos alfanuméricos. La pantalla inicio co…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…

Violín

Escuchaba atentamente el sonido virtuoso del joven que desde el jardín practicaba la ya conocida sonata. Cada día a la misma hora el joven de 15 abriles salía a practicar a la parte trasera de su casa. Al principio el ruido era ensordecedor, pero al paso de las semanas y los meses lo habían convertido en la más dulce de las melodías. Y desde que el sonido se convirtió en música ella salía al balcón de su cuarto y escuchaba embelesada al joven que tocaba del otro lado de la cerca.
No podían verse, las frondosas ramas del nogal lo impedían, pero la música viajaba con libertad por el viento, ella soñaba con los azules ojos, o con el cabello dorado y los finos rasgos del músico del otro lado. Él era ajeno a la existencia de su admiradora que disciplina escuchaba cada nota soñando con un amor imposible.
Un día de otoño cuando las hojas empezaban a flaquear y permitían la vista entre sus esqueléticas ramas, la joven pudo mirar al interprete por un segundo entre dos doradas hojas. Y deseosa…