Ir al contenido principal

Tiempo

Todo inicio hace tanto que ya no recuerdo… no sé en qué momento el tiempo se volvió irrelevante para mí,  fue mucho antes de conocerte, por eso no estoy seguro si vivimos un segundo juntos o toda una vida.

Lo que si recuerdo es que te amé, y me amaste, y supongo que para que eso pase debe pasar algo de tiempo, se debe conocer uno y conocer al otro y aún más importante conocerse a sí mismo cuando se está con el otro… Así que debimos amarnos durante mucho tiempo.

Recuerdo que nos mirábamos, que cada vez que pasabas a mi lado nuestros ojos se encontraban por un segundo que duraba horas, podía perderme en tu mirada, perderme en la gloria de tus ojos verdes, descubrir cada tono de ellos, ver como pasaban del esmeralda al lima en el centro, como brillaban cuando te sorprendías, como se opacaban cuando hablabas de tu madre, recuerdo que me perdía en tus ojos por horas en esos segundos en los que pasabas a mi lado en la escalera.

Escucho aún el sonido de tu voz diciendo "Buenos días", cada vez que nos encontrábamos, recuerdo que con el tono podía saber si era en verdad un buen día o un mal día y también recuerdo que te contestaba "Buen día" con mi mejor sonrisa, deseando que algún día fuera una conversación más larga la que tuviéramos, no sólo esos segundos eternos en los que nos saludábamos y nos mirábamos.

No sé si fueron cien veces las que te vi pasar, o si sólo fueron tres, no recuerdo cuanto tiempo estuve deseando conocerte, deseando tu cuerpo sin alma, deseando la imagen que me había creado de ti, esa imagen llenada con mis sueños y esperanzas, pero también con mis demonios y miedos.

Lo que siempre recordaré es que fue un miércoles cuando dijiste algo más, y cada una de esas palabras que me repito mil veces cuando te pienso "Hola soy Alex, ¿te gustaría ir por un café?" las pronunciaste con una sonrisa en tus labios y con brillo en tus ojos, recuerdo también que me tomó unos segundos contestarte, porque había soñado con ese momento tanto que no sabía que hacer pese a que había hasta ensayado mi respuesta "Claro, salgo a las siete", era lo que debía decir, pero lo que dije fue "No puedo" noté que tu sonrisa se borró de inmediato y cuando caí en cuenta me apresuré agregar "Salgo a las siete, si quieres vamos a esa hora" fue tan apresurado y tan desesperado que me sentí ridículo, pero a la luz de tu alegría todo fue perfecto "perfecto".

Recuerdo cientas de horas que pasamos juntas, pláticas en las que el tiempo no importaba, pláticas que empezaban con el sol y terminaban con la luna, pláticas de cosas tan insulsas que ya no recuerdo pero que en ese momento significaban todo para mí.

Tu sonrisa, tus labios, tus ojos, tu mirada, tu piel blanca, tus pecas, tu renuencia a la tecnología, tus caricias, tus besos, tus manos en mi espalda, tu calor, tu arma a lavanda con limón, tu elegancia al andar, tu seguridad al hablar, recuerdo todo de ti como si hubieras quedado suspendido en el tiempo, como un recuerdo inmediato, como si acabara de verte, de besarte, de amarte, como si hubiera cerrado los ojos tan sólo un segundo tras mirarte, así de fresco estas, que por momentos olvido el tiempo.

Tanto tiempo ha pasado, tantos años, tantos meses, tantos días, tantas horas, tantos minutos, tantos segundos, y para mí es como si no importara como si aún fuera ese viernes cuando te despediste, como si aún fuera el momento de ese último beso, de ese sabor a vainilla, de ese aroma a lavanda de tu camisa, de esa tersura de tu piel, de tu mano sujetando la mía, del calor de tu pecho pegado al mío, como si aún estuvieras aquí, como si nunca te hubieras ido.

Tiempo es lo único que me separa de ti, porque a fin de cuentas eso es la muerte para mí, una cuestión de tiempo, una cita pendiente contigo, un beso que falta y una eternidad para amarnos. Porque aun cuando no exista el cielo o el infierno, aun cuando ya sólo seas un simple recuerdo, siempre nos tendremos en ese instante eterno, en ese segundo irrepetible, en el que tú y yo somos uno, en el que somos nosotros por siempre.

Tiempo, Tiempo, Tiempo y nada más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…