Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Carta 2

Sábado 14 de Marzo del 2015Buen amigo:Saludos, te contare que ha pasado en mi vida esta semana. Como te decía en la carta anterior hace un mes fue el "accidente"; bueno ya un mes y una semana, estuve hospitalizado por quince días y luego quince días recluido en mi casa, como algún tipo de criminal, esto por recomendaciones del médico.En el tiempo que estuve en casa mi cuidado se lo repartieron entre mis primos y mi padre, quien pidió una semana de vacaciones para hacerse cargo de mi. Creo que eso seria bueno si no fuera porque siempre se la pasa diciéndome que hacer, como hacerlo y con o debo comportarme, es bastante molesto, critica todo de mi, como hablo, como actuó, como visto, hasta mis gustos. Pero ni haré un drama, dudo mucho que te interese saber de cada discusión ytampoco quiero que creas que soy u a persona de esas que se viven la vida quejándose.Mi padre cuidó de mi desde el sábado hasta el jueves. Ya he regresado a clases por lo que su cuidado se limitó a recoger…

Carta 1

Buen amigo:Me es difícil escribirte cuando no conozco siquiera tu nombre, pero necesitó a alguien a quien compartirle lo que siendo, antes de que las emociones me terminen consumiendo.Mi nombre es Ian, tengo 16 años, dentro de una semana cumpliré los 17 años, soy hijo único de una gramilla bastante complicada, mi madre es alcohólica y mi padre es un político cuyo único interés es su carrera. Y como si aquello no fuera ya suficiente, soy gay; no me malentiendas no hay nada malo en ser gay salvo tener que aguantar a la sociedad y es ese mi problema principal.Hace un mes intente acabar con todos mis problemas de una forma que me parecía la más adecuada, no espero que las cosas cambien y peor aun parece ir empeorando cada vez más. Intenté quitarme la vida, suicidarme. Fue un corte rápido y profundo en mi mano izquierda, desde la muñeca hasta casi el codo, en diagonal cortando cuanto se puso en mi camino. Corte mis tendones y por ello ya no pude cortar mi mano derecha, pero tampoco lo creí…

La Isabel

El salón estaba perfumado con el aroma del café mezclado con el tabaco cubano, un perfume que aún hoy en día me transporta a otros tiempos, tiempos más sencillos aunque a la vez más apasionantes.
Ella, la Isabel, una mujer de diez y ocho años, originaria del puerto pero con la belleza de la Madre Patria, su padre había sido un marinero, su madre una dama, la aventura de una noche era ella, la deshonra de la familia y la razón por la que su madre Catalina termino encerrada en un convento.
Pero a nosotros no nos interesa la historia de la Isabel, nadie supo si era verdad, ni siquiera si Isabel era su verdadero nombre, pero así se hacía ella llamar, una mujer fuerte, bella y elegante, pero si alguien se sobrepasaba fácil podía derribar a un hombre de un buen golpe en la mandíbula. Yo era un comerciante, como muchos otros, bueno en realidad era un oportunista, la guerra era mi mejor amante y la muerte mi mejor socio.
Llegué a la capital a reclamar las tierras de un muerto, para quedarme …