Ir al contenido principal

Diálogos con la muerte (3)

# Let (3)

—buena noche

Dijo al entrar en mi alcoba, sus ojos grises brillaban como siempre, su sonrisa era encantadora.

— otra vez estoy muriendo (?)

Ni yo mismo supe si era una pregunta o una afirmación. Estaba feliz de verle de nuevo, después de todo él era lo.único constante en mi existencia.

— tú qué crees?

Preguntó divertido por la situación, di un respiro profundo que fue interrumpido por una fuerte tos. Sentía mi pecho rasgarse por dentro con cada esfuerzo.

— es la definitiva

De nuevo no sabía si estaba firmándolo o se lo estaba cuestionando. Caminó hacia mi cama y se sentó al filo de ella. La luz de la lámpara me dejaba verlo completamente. Cabello blanco como la nieve, piel clara, ojos grises, encantadora sonrisa y rasgos angelicales, era sumamente guapo y seductor.

— Aún no es tu tiempo

Contesto mientras acariciaba mi pierna por encima de las cobijas. Podía sentir el tacto de sus finos dedos. Era bueno verlo y sentirlo, lo amaba en secreto.

— vine por el chico del otro cuarto, pero quise pasar a saludar.

Conocía al joven. Se llamaba Erick tenia 15 años y enfrentaba un cáncer largo y duro. No sentí lástima por él, de hecho sentí algo de envidia.

— algún día vendré por ti, y algún día será para siempre.

Comento sonriente, adivinando mis celos por el joven que agonizaba en la habitación contigua. Cuando escuche el sufrimiento en forma de quejido suplique.

— se gentil, es un buen muchacho.

Suspiro y escuche al mismo tiempo como Erick dejaba de respirar para siempre. Sonreí, aunque la muerte significaba que él tenía que partir. Se levantó; y no sé en realidad como lo hice pero le detuve tomándolo de su brazo.

— espera

Dije, y le jale con mis casi nulas fuerzas. Le gire hacia mi y estirándome besé sus labios. Eran fríos pero sabían a ambrosía. Respondió a mi beso y se desvaneció como si fuera una sueño.

— hasta luego

Dijo cual susurro en el aire, caí en mi cama sonriente. Estaba feliz, le amaba y sabia que al menos él me deseaba, desde el final y hasta el principio de los tiempos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…