Ir al contenido principal

Estabilidad y Cambio

Hoy me he dado cuenta que o comienzo a expresar lo que siento o esto me consumirá desde adentro. La expresión es la única forma que tiene el cerebro de expresar lo que siente, lo que piensa, lo que lo consume. Por ello el ser humano ha creado las llamadas "artes". Para expresar aquello que necesita sacar de su cabeza antes de que lo haga explotar.

En mi caso, es mi tristeza. No sé realmente si es tristeza. Pero en este momento la identifico como tal. La tristeza es la emoción que se presenta ante una "perdida" y que nos permite valorar lo perdido. Así como aprender de la situación para evitarla en el futuro. La tristeza tiene dos factores, la evitamos por naturaleza y al mismo tiempo es la única que nos genera un aprendizaje de manera inmediata. Pero no he venido ha hablar de la tristeza en el general.

Mi tristeza comenzó hace mucho. Supongo que como amante de aprender siempre he sido susceptible a ella. Aún así como todo humano en este mundo neurótico aprendí a evitarla. "No estés triste". A parte de ser universal la tristeza es super contagiosa. Es fácil que la sientas porque es tan primaria que todos tenemos algo inconcluso con ella. Mi tristeza le refleja su tristeza a los demás. Incluso puede ser que mi tristeza; la idea de ella, no sea mía, si no el reflejo de la tristeza de otros.

En este momento está próximo mi cumpleaños. Una fecha de celebración para la mayoría de las personas. Para mi es una fecha de contemplación. Observo lo que he hecho y lo que no, las expectativas que tenía y que tenían en mi, lo que se supone se debería hacer a esta edad (no voy a poner años por mi propia negación). Acorde a lo que debería ser, debería ser un adulto con un trabajo estable, con una familia joven, con una casa y posiblemente con una estabilidad y rutina que me permitan construir algo a futuro. La realidad es que no cumplo ninguna de esas expectativas.

Vivo en una casa de huéspedes desde hace casí 2 años, estoy pensando en cambiarme. Trabajo en una oficina desde hace 2 años, y estoy pensando en cambiarme. No tengo pareja, y aún cuando tengo un ligero interés en tener alguna, soy tan exigente que es casi imposible. Vivo en el DF desde Marzo del 2013; y sí, adivinaron, estoy pensando en cambiarme. La estabilidad no es lo mío y a 2 años de tener un "estabilidad" mi mente me pide un cambio.

Tal vez es una programación familiar, cuando tenía 7 años cambié de casa, ciudad y estilo de vida. De vivir en Puebla pasamos a vivir en Torreón Coahuila, 3 años y medio después pasamos a Zacatecas, y tres años más tarde terminamos en Aguascalientes. Podría decirse que ahí tuve estabilidad por 13 años, pero si hacen cuentas verán que llegué justamente en la adolescencia, y bueno eso no me dio mucha estabilidad. En Aguascalientes viví en aproximadamente 7 casas diferentes, viví mi adolescencia, conocí a gente que amo mucho, mis padres se separaron, y sumen los cambios de secundaria a prepa y de prepa a universidad.

La estabilidad parece no estar en mi sangre/destino. Siento que el cambio debe ser una imperante en mi vida. Pero cada cambio viene con un proceso de duelo. Con un encuentro con tristeza que me permite aprender y a la vez crecer. Ese es uno de mis más grandes miedos "Estancarme". Quedarme quieto y desaparecer, como desaparecen los recuerdos después de un tiempo.

Siento que en mi trabajo me he estacado, que en mi vida estoy detenido, que cada fin de semana es igual (excepto cuando estoy con mi familia). Tengo que moverme para no desaparecer. Necesito un duelo nuevo para aprender y cambiar. Necesito a mi tristeza, necesito mi caos, necesito el cambio.

En fin no logré expresarme por completo pero ha sido un buen ejercicio para retomar mi escritura, para volver sacar todo lo que traigo dentro, para llenar la pantalla en blanco y darle un poco de sentido al torbellino de ideas que se agolpa en mi mente. Los seres humanos somos un puñado de ideas y nada más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sentidos

El dolor en el pecho se intensifica con cada respiración, es como un suave ardor que se propaga lentamente. Con cada exhalación es como si una flama se propagara por todo el pecho y con casa inspiración se contrajera sólo para volverse a propagar.

Lenta agonía. Respirar se dificulta mientras el tiempo pasa. Pronto ya no sólo cuesta trabajo introducir el aire a los pulmones, también cuesta el retenerlo ahí lo suficiente. La tos invade el cuerpo haciendo más complicada la faena.

Se siente frío, un frío incontrolable. Poco a poco el cuerpo empieza a temblar sin detenerse. Los brazos dejan de responder, las piernas se sacuden involuntariamente, la vista se empieza a nublar y la desesperación empieza a aparecer.

No hay nada que hacer, el sabor metálico en la boca lo confirma, ya no puede ver la herida, ya no puede si quiera mover la cabeza. El asfalto deja de sentirse helado, el pecho deja de arder, el frío desaparece. Pero la desesperación se queda.

En segundo ya no siente nada. la vista …

nubes y tormentas

Ella miraba por la ventana del dormitorio, se detenía en la forma irregular de cada nube tratando de adivinar cuando había perdido el interés. No lo podía culpar a él. Él seguía siendo el mismo narcisista adolescente del que se enamoró. La culpable era ella que había intentado soñar con otra posibilidad.

Desde un principio sabía que su relación estaba destinada al desastre. La diferencia de edad, de gustos, de estilos de vida. El hecho de que lo mantuviera, que le diera todo cuanto podía. El hecho que cada vez más seguido se sentía sola a su lado, pero ya no le incomodaba esa sensación. Suspiro mirando el blanco grisáceo de una larga nube.

Debió haber terminado todo hace tanto tiempo, pero no lo hizo por... la verdad ni siquiera ella sabía porque no había terminado. Tal vez fue por miedo; o simplemente él besaba demasiado bien. Pero ya ni eso podía ser suficiente. Tenía que buscarlo, seducirlo, para probar sus labios. Para él seducir era simplemente llegar y tocar sus pechos como si s…

OnLine

# OnLineSu vida transcurría entre la pantalla del celular y la de la laptop. Tal era su obsesión que ya se identicaba a si mismo Como @DanteImperiumTenia 15 años cuando su tío le regaló su primer celular. No era la gran cosa pero fue suficiente para abrirle un mundo asombroso. Primero se limitaba a navegar en el feed de facebook o twitter. Pero poco a poco la curiosidad lo llevó a otros sitios a contenidos más carnales.Lo primero fue el Twitter de @TwinkBoy3000 un chico que aparentaba la misma edad de Dante pero juran tener 18 años. El chico subía fotos de su cuerpo y recibía invitaciones, línea, fav y comentarios por montones.Dante tenía 15 años y tres meses cuando subió la primera foto a su twitter. Una inocente foto de su torso desnudo. Era un chico delgado de piel clara. Cien fav recibió y 30 comentarios simples "Hermoso", "guapo" ...La sensación de sentirse objeto del deseo de otros fue embriagante. Dante era el menor de cinco hermanos, hijo de padres trabajad…